#INNEcesáreas

Hola a tod@s!

Quería contaros hoy sobre una campaña que se está llevando acabo en Chile para evitar las cesáreas innecesarias que se llevan a cabo en el país.

Chile tiene un alto porcentaje de cesáreas, 70% en el sector privado y casi un 40% en el sector público, cuando la OMS recomienda entre un 15 y un 20%.

Los que me leen ya saben que yo tuve a mi hijo en Chile, por cesárea, y aunque la nuestra fue de urgencia y muy respetada, igual sé lo que significa la sensación de ir a por todas para un parto natural sin intervenciones y acabar en operación. Sé el trauma que eso te genera, los duros primeros meses con el bebé y lo difícil que se hace superarlo.

Yo, ahora, pasados 8 meses desde el nacimiento de mi hijo puedo reconocer que me costó como unos 4 meses asumir mi cesárea, asumir que no fue culpa de nadie, que se hizo lo que se pudo y que esa operación nos salvó la vida a mi y a mi hijo, porque hay veces que es así, que se salvan vidas.

Pero desgraciadamente hay un abuso de las cesáreas, por razones tan tristes como por plata, por organizarse la agenda o por hacerlo todo más “rápido y fácil”, sin darse cuenta que es un momento que se recordará toda la vida y que se juega con los sentimientos y las emociones de las personas… La verdad, cada día escucho casos en tribus y grupos de crianza de mujeres que han sufrido cesáreas innecesarias que años más tarde aún no han superado, que siguen buscando una explicación, que no entienden por qué las separaron de sus bebés, por qué no les permitieron el apego inmediato, y los responsables de ese sufrimiento se lavan las manos, y eso me produce una tristeza enorme por que no hay derecho.

Así que me parece estupenda esta iniciativa para acabar con esto y la apoyo 100%.

Os dejo un vídeo de la campaña, podéis encontrar el resto en You Tube

Feliz semana a tod@s!!!

Anuncios

El parto y sus etapas

Hola a tod@s!

Hoy me gustaría escribir sobre el trabajo de parto.

Mi mejor amiga de toda la vida, (y cuando digo toda la vida es TODA la vida, que no recuerdo mi vida sin ella vamos), sale de cuentas mañana, así que su bebita (mi ahijada!!) está a puntito a puntito de salir a lo que llamamos vida. Estamos a 12.000 Km de distancia y aunque la vida nos ha separado en estos momentos tan emocionantes para ambas, la tengo tan presente que es como si viviera en el pueblo de al lado. Me gustaría estar contigo ahora y explicarte lo que yo pasé, pero como no puedo te dedico esta entrada para que la leas cuando quieras y sobre todo… RELAX!!!!! =)

El parto propiamente está compuesto por tres etapas, el trabajo de parto, el nacimiento del bebé y la expulsión de la placenta.

En la primera etapa se trata de alcanzar la dilatación del cuello del útero. Empieza con las primeras contracciones uterinas de trabajo de parto y es la fase más larga. Esta etapa se divide en tres fases: latente, activa y desaceleración.

  • En la fase latente, las contracciones se vuelven más frecuentes, fuertes y adquieren regularidad y se borra el cuello del útero, adelgazamiento. La fase latente es la que varía más dependiendo de la mujer y de su trabajo de parto, cada una es diferente. Puede tomar algunos días o unas pocas horas. Por lo general, lo normal es que esta fase dure 10 o 12 horas en mujeres que ya han tenido niños y casi 20 horas en madres primerizas. Así que paciencia. Por lo visto para muchas mujeres, la fase latente del trabajo de parto puede ser confundida con las contracciones de Braxton Hicks. Las membranas se romperán espontáneamente, al comienzo o en la mitad de esta fase. Una vez que éstas se rompen, el proceso de trabajo de parto se acelera. Es al final de esta fase cuándo te suele decir la matrona que te dirijas al hospital o la llames, suele ser cuando tienes durante dos horas contracciones cada 3 minutos.
  • La siguiente fase del trabajo de parto es la fase activa. En esta fase es cuando el cuello uterino se dilata con más rapidez. Para la mayoría de las mujeres ésta es desde los 3 a 4 centímetros de dilatación hasta los 8 a 9 centímetros. La fase activa es la más predecible, dura un promedio de cinco horas en las madres primerizas y dos horas en las madres que han tenido partos anteriores.
  • Finalmente, tenemos la fase de desaceleración, durante la cual la dilatación del cuello uterino continúa, pero a un paso más lento, hasta la dilatación completa. En algunas mujeres la fase de deceleración no es muy evidente, se combina con la fase activa. Esta es también la fase de más rápido descenso, cuando el bebé se introduce más en la pelvis y más profundamente a través del canal de nacimiento.

La segunda etapa es el nacimiento del bebé. El momento más esperado y dónde hay más emoción. Durante esta segunda etapa, la mamá empuja activamente al bebé hacia afuera. Para las madres primerizas, esto puede tomar de dos a tres horas por lo que es importante ahorrar su energía y regularse a sí misma. Para los segundos bebés y los demás, la segunda etapa con frecuencia dura menos de una hora y, a veces, tan solo unos minutos.

La tercera etapa de trabajo de parto es la expulsión de la placenta, la cual puede ser inmediata o tomar hasta 30 minutos. El proceso debería ser natural, se puede acelerar dando el pecho al bebé nada más nacer para seguir liberando oxitocina.

En todo el parto es importante que la madre esté tranquila y segura. Que la respeten a ella y al bebé, y sus tiempos. Nada más nacer el bebé y durante las primeras horas de vida es importante que esté con la mamá, piel con piel, para estimular la lactancia i evitar episodios traumáticos. Todas las clínicas y hospitales deben permitirlo y nosotras EXIGIRLO para un parto respetado.

Me gustaría acabar esta entrada con un regalo para Jess y Adriana, por que os quiero mucho!

Cariños a tod@s!!!

El cuerpo DESPUÉS del embarazo

Yo, como comenté en el anterior post, no engordé en exceso, pero mis 12 o 15 kg no me los quita nadie. Recuerdo las últimas semanas que tenía una barriga descomunal. 

Durante el embarazo me puse un aceite anti-estrías en la panza y en los pechos, uno de Weleda, que me fue genial, además era el único del que soportaba el olor. Me lo ponía siempre después de la ducha, y la verdad es que no tengo ni una estría. No sé si será el aceite o mi genética, pero el resultado es ese.

En el momento del parto ya perdí como unos 5,5 kg. Entre niño, placenta, líquidos… El resto los llevé conmigo aproximadamente durante cuatro meses (aún me queda alguno que perder, pero ya no se nota nada). Así que es perfectamente normal que después del parto te mires al espejo y te veas “igual”. Tranquila.

A mi había mujeres que me habían dicho, “Yo después del parto me quedé igual que antes” o “Yo cuando salga del hospital volveré a ser un palo”. Puede ser, no voy a ser yo quien les quite la razón a estas madres, pero os digo una cosa, a mi no me pasó. Yo cuando parí y cuando salí del hospital estaba igual que con el embarazo. No como con 9 meses pero sí como con 6 (también es normal que se retengan más líquidos después del parto). Y NO PASA NADA! En ese momento, como estamos en el momento del peuperio y con las hormonas disparadas nos vemos fatal, nos da la impresión que ya está, el primer embarazo y nos hemos desfigurado para siempre. Pues no, tranquilas que NO.

Dicen que si amamantas a tu bebé es mucho más fácil volver a tu estado anterior. Puede ser. No sé si es más fácil por que yo sólo estoy amamantando y no sé como sería si le diera a mi bebé de esas leches de fórmula. Pero amamantando es fácil. Y digo que es fácil por que yo creo que ahora como mucho más que antes (que antes del embarazo y que durante el embarazo), tengo mucha más hambre y aún así estoy adelgazando muchísimo. Además si tienes un bebé glotón como el mío creo que aún adelgazas más rápido!! Te absorbe!!

Así que si después del parto aún estáis gorditas, no pasa nada!  Todo volverá a la normalidad en unos meses y sin hacer prácticamente esfuerzo!! Ahora, tened esto en cuenta para la ropa que os vais a llevar para la salida del hospital, pensad en la misma ropa del embarazo y así os evitáis disgustos innecesarios!!!!

Cariños a tod@s!!