La teta de postre

-“Ahora le quitas el pecho por la noche, le das una toma cuando se despierte, a media mañana una fruta, a la hora de la comida su verdura y carne, para merendar fruta o cereales y antes de dormir le vuelves a dar pecho. Si quieres, después de las comidas le puedes dar el pecho de postre

Visita de los 6 meses a la enfermera

La teta de postre 

Eso me dijo a mi la enfermera en la revisión de los 6 meses de #Bebefull2. Pero se lo podría haber dicho a cualquier mamá. En este caso lo bueno fue que yo de lactancia entiendo un poquito, y la vi muy desactualizada, con lo que hice oídos sordos y seguí con lo mío. La teta no es el postre, la teta es el alimento, y si al bebé le apetece probar algo más después de su leche, que lo haga.

Con esto no quiero desautorizar a las profesionales de la salud, pero hasta ellas estarán de acuerdo conmigo en que algunas están muy desactualizadas con el tema lactancia.

Vamos a ordenar un poco las ideas.

La alimentación complementaria

El término de alimentación complementaria se utiliza para nombrar a la comida que le damos a los bebés a partir de los 6 meses. El término “complementaria” no es casual, significa que complementa. ¿Adivináis a qué? Exacto, a la leche materna.

En Inglés a menudo se utiliza el término weaning foods. Weaning significa acostumbrar, y los diccionarios definen esta expresión como :“Acostumbrar a un niño a alimentos distintos de la leche de su madre”

Y es eso, según la OMS debemos dar lactancia exclusiva a los niños hasta los 6 meses, y luego ir introduciendo alimentos, pero siempre complementando al pecho.

Hasta el año deben darse unas 5 o 7 tomas

El hecho de empezar con la alimentación complementaria no significa, en absoluto, reducir el número de tomas de leche materna. Cuando los niños empiezan a comer sólidos, poco a poco van dejando el pecho de lado, pero antes del año lo normal es que un niño mame unas 5 o 7 veces al día (quizás más). Evidentemente el número también depende del trabajo de la madre, pero en general el niño que no puede mamar durante el día lo compensa durante la tarde-noche.

¿Cómo introducir los alimentos?

Después de dar a luz un bebé en Chile y otro en España me he dado cuenta que el “ritmo” de introducción de los alimentos también es tradicional, depende del país se dan antes unas cosas u otras. El hecho que se den poco a poco los alimentos no es otro que poder detectar intolerancias o alergias. Así que lo importante es que las primeras veces se den los alimentos solos y al cabo de unos días probar con otro distinto. Por ejemplo, primero manzana, al cabo de unos días pera, luego plátano… Tampoco hace falta que sean unos meses sólo con frutas y otros con solo verduras, lo mejor es intentar llegar a una dieta equilibrada lo más rápido posible.

Os he preparado una tabla orientativa con los meses a los que empezar a introducir cada tipo de alimento.

comidas-segun-meses

** Las legumbres se pueden introducir también a partir de los 10 meses**

En la próxima reunión del Grupo de Lactancia y Crianza en Aracena del 14 de diciembre vamos a hablar justamente de esto, de la Alimentación Complementaria y del “Baby Led Weaning” (Comer sólidos, sin triturar). Os invito a que os unáis en info@mamafull.com

Saludos a todas!!!!

Anuncios

Collares de Lactancia ¿Son útiles?

Collares de lactancia

Los collares de lactancia se están convirtiendo en mi complemento más preciado cada mañana.

Ahora que Bebé Full #2 ya tiene 5 meses siento que cada vez les hace más caso, y me encanta que cuando está mamando se distraiga con sus colores y texturas.

Tengo que reconocer que en mi primera maternidad los descubrí pero no los disfruté tanto como ahora. Puede que por mis problemas con la lactancia, mi inexperiencia o por qué no encontré el adecuado, pero me costaba un montón acordarme de ponérmelo y por consiguiente que Bebé Full #1 disfrutara con él.

¿Para que sirven los collares de lactancia?

Al principio, durante los primeros meses de vida de nuetsr@ pequeñ@ el collar de lactancia nos servirá para que en cada toma se agarre de él (poniendo en práctica su reflejo palmar) y se relaje.

Más adelante, los colores y texturas le estimularan aunque no este mamando. Será un buen aliado para tenerlo distraído mientras lo tenemos encima.

Al inicio de la dentición (en este punto nos encontramos nosotros ahora) también nos servirá para que lo chupe y lo muerda y así calmar las molestias de esos primeros dientes.

Collar de lactancia mordedor de silicona

(Ojo, aunque están pensados para que los bebés jueguen con ellos y los chupeteen no son un juguete. Son de uso adulto. No debes dejar a los niños solos con el collar de lactancia sin supervisión. No morder el cierre.)

¿Qué tipos de collares de lactancia podemos encontrar en el mercado?

Hay varios tipos de collares de lactancia, todos cumplen las mismas funciones, así que la elección de uno u otro ya depende del gusto de la consumidora (yo tengo de todos!!)

  • Silicona: Los hay de silicona libres de BPA. A mi me gustan mucho por sus colores llamativos y modernos, perfectos para el verano. Puedes encontrar algunos aquí. 

    Collar de lactancia mordedor de silicona

  • Madera: Los de madera anti-babas me encantan, dan ese toque natural y neutro perfecto para los bebés. Aquí puedes encontrar algunos también.Collar de lactancia mordedor de madera
  • Crochet: Son muy bonitos y con el mismo estilo “natural” que los de madera. La única pega que yo les veo es que se ensucian más y hay que lavarlos con frecuencia.

 

En mi tienda Mamá Full tengo varios modelos de collares de lactancia, si te han gustado pásate a echarles un vistazo!!!!

Besos!!!

Grupo de Lactancia y Crianza en Aracena

Estoy súper contenta por el notición que tengo que daros!!!

Se está formando un Grupo de Lactancia y Crianza en Aracena, cosa que me encanta por que me parece tan necesario y útil que ya lo echaba de menos!!! Para mi fue la clave!!!

Queremos crear un espacio para informar, apoyar y estimular a todas las madres que quieran amamantar a sus hijos. Y además tener un espacio de crianza dónde compartir dudas, emociones y expectativas sobre la maternidad.

La idea es realizar reuniones mensuales dónde tratar temas específicos y a la vez compartir dudas y experiencias de cada una. Al fin y al cabo, conocernos y crear un grupo de apoyo. También está en marcha realizar algunos talleres con especialistas de diferentes temas como porteo, crianza positiva, educación alternativa, etc.

Dependiendo el grupo que se forme y sus necesidades pensaremos en dividirlo por edades o no.

Estas reuniones están destinadas a gestantes y sus parejas, madres, padres y en definitiva todo el mundo que participe en la crianza de un niño y este interesado en compartir sus experiencias.

Empezaremos con la primera reunión el miércoles 4 de Noviembre por la mañana.

Si sois de Aracena (o alrededores) y estáis interesadas en participar podéis inscribiros en info@mamafull.com, las plazas son limitadas por qué el espacio del que disponemos por el momento no es muy grande.

Os pido la mayor difusión posible para llegar a todo el mundo =)

MUCHAS GRACIAS!!! OS ESPERAMOS!!!

Lactancia

El destete respetuoso nos llegó en Julio de 2015

Algo que nos parece imposible a veces es el concepto “destete respetuoso”, sobretodo cuando hemos decidido tener una lactancia prolongada. 

Yo la verdad es que el tema destete era algo que ni me planteaba, me gusta dar de mamar, la conexión, y a Bebé Full también parecía gustarle, así que los dos estábamos tan contentos que para que cambiar nada.

Con mis ansias de una noche completa de sueño (que a los dos años aún no se había dado el caso), cambié el lugar de la cama con el papá. Con la posición Bebé-Papá-Mamá (en lugar de como hasta ese momento Bebé-Mamá-Papá) conseguimos dormir toda la noche con el correspondiente destete nocturno natural, sin lloros ni sufrimiento. No le negué nunca el pecho, simplemente dejó de pedirlo.

A finales de marzo, cuando estuvimos de cumpleaños, noté que Bebé Full se empezaba a destetar por el día solito. Sólo quería mamar antes de dormir y ocasionalmente antes de la siesta, poco a poco cada vez mamaba menos. Obviamente se hacía “mayor”.

Con los viajes y el cambio de casa tampoco quería darle más cambios “innecesarios”, así que tal como fluía todo ya nos iba bien.

Mi problema llegó en junio con el nuevo integrante de la familia. Al quedarme embarazada el sentimiento cambió. El dolor en los pezones se hacía insoportable cada vez que Bebé Full se aferraba al pecho. (Aclaro que nada tenía que ver con problemas entre embarazo y lactancia, la lactancia en tándem es perfectamente posible y mucha gente la lleva con éxito, yo, lamentablemente, no)

Ahí es cuando apliqué lo que siempre he dicho. El tema de la lactancia es algo entre dos, los dos deben sentirse a gusto, y nada ni nadie debe opinar y menos recriminar sobre ello. Llegado este momento yo ya no me sentía cómoda dando de mamar, y hacía falta una conversación con mi bebé de dos años y tres meses. Hablamos, le expliqué que “a la mamá le hacía pupa”, que poco a poco teníamos que acostumbrarnos a hacernos mimitos, muchos, y mamar menos. Al principio no me entendió mucho y siguió igual, luego, entre que le recordaba que me hacía daño y le distraía con alguna otra cosita cuando pedía la teta, la cosa se fue diluyendo… Luego él mismo me decía que ya no había leche, supongo que se me cortó entre el embarazo y el semi-destete…

Y así acabó nuestra súper lactancia placentera y exitosa de dos años y tres meses!!! Sin lloros, sin sufrir, de manera natural.

Entonces, que hacer si has llegado al punto de querer destetar a tu hijo y quieres que sea de la manera más natural y respetuosa posible???

  • Primero hablar con el niño. Explicarle porqué ya no te sientes a gusto, y que se puede cambiar el momento de mamar por algo que le guste mucho también.
  • Empezar con el destete nocturno va a ayudar con el proceso. Si colechas, está bien que el papá ocupe una posición más cercana al niño. Una vez dormido al no sentir tu olor tan cerca no tendrá el reflejo de mamar. En nuestro caso, al ser mayor y comprender bien las cosas, si se despertaba y pedía mamar le pasábamos un vasito de agua para calmar su sed y que siguiera durmiendo.
  • Durante el día, cada vez que el niño pida mamar, volver a explicar el porqué de tus reacciones y distraer su atención con otra cosa.

Dejar claro también que es un proceso lento, sin prisas. Para que todo sea lo más natural posible debe ser respetado el ritmo del niño. Habrá algunos niños que lo acepten antes que otros, ten paciencia. La satisfacción final de ver que has logrado un destete respetuoso y que ninguno de los dos ha sufrido es el mayor de los premios.

Un beso enorme!!!

15-02-2015

El Ataque de los Pezones

Hola a tod@s!

El otro día presencie una situación que me dejó totalmente ojiplática!

Una mujer, joven, de unos 25 años le comentaba a otra (paseando por la calle) como odiaba (sí sí ODIABA) a las mujeres que amamantaban en público, que ella no tenía por qué estar en un centro comercial y que le atacaran los pezones. Que se taparan.

=O PERDONA????? Ataque de pezones????? ….. sin palabras…

Esta situación me hizo reflexionar (más si cabe, estoy muy reflexiva últimamente, jejeje)

Primero porque me parece increíble que una mujer pueda sentirse “atacada” por qué otra, haciendo uso de su condición como mamífera, amamante a su hijo. Los humanos somos mamíferos, y como tales mamamos. TODOS, sin excepción. (Sí sí, tú también, víctima del ataque pezonil)

Es cierto que después de la revolución industrial, con la llegada de la mujer al mundo laboral aparecieron las leches de fórmula para substituir con leche de vaca la leche de humanos, los biberones y todo el show, pero señor@s, estás leches tienen apenas 195 años, la leche de humano (a partir de lo que hemos considerado como tal) tiene unos 195.000 años!!!

Me estás diciendo que los humanos hemos sido atacados por pezones durante 194.850 años!!!! OMG!!! Y lo mejor de todo es que hemos sobrevivido!!! Increíble….

Segundo, uno tapa lo que no quiere mostrar, lo que está mal. En qué sociedad vivimos que considera feo, malo, y ofensivo un acto natural (y básico de supervivencia) que lleva 200.000 años con nosotros… En qué nos hemos convertido???? Entiendo que haya mujeres que no quieran amamantar en público o se tapen porque les da vergüenza, pero que sea una decisión de ellas, que nadie les obligue a esconder algo que es un regalo, para ellas, para su bebé y para la sociedad.

Me pregunto si esa gente que se siente ofendida cuando ve una madre alimentando a su bebé también se ofende cuando ve publicidad de mujeres escuálidas en ropa interior, anuncios de cerveza dónde la mujer es tratada como un objeto o trofeo (fíjense están por todas partes), o cuando se suben los impuestos en el teatro, el cine y en los libros. Porque eso sí que es un verdadero ataque!!! (Pero eso no te ofende tanto, verdad?? Porque no es un pezón, claro)

Amig@s, dar de mamar no es fácil, cuesta.

Primero porque no estamos acostumbradas a ver como otras mujeres dan de mamar, por lo que he expuesto anteriormente, y cuando tenemos un hijo no sabemos ni por dónde empezar. (Da para otra reflexión lo increíble de que tengamos claro cómo se cambia un pañal pero no cómo se da el pecho…). Los juegos de imitación de la infancia siempre eran, en la mayoría de los casos, dándole el biberón o papilla a la muñeca, nunca dándole el pecho.

Luego por los mil consejos que llegan, algunos buenos, otros no tan buenos, por todas partes, y es difícil saber elegir qué escuchar en cada momento. Todo el mundo, para bien o para mal opina.

Y por último la sociedad, los horarios, la vuelta al trabajo, la incomprensión a la que se ve sometida una madre trabajadora y además súmale que quiere una lactancia exclusiva o/y prolongada para su hijo… Nada, el bicho raro de la oficina.

Y aún con todo eso la madre quiere y sigue dándole de mamar a su hijo, porque sabe que es lo mejor, que es un acto de amor y un regalo para toda la vida.

Entonces, digo yo, después de la lucha que tiene esa madre por alimentar de manera natural a su hijo (y ojo, de la mejor manera que existe y que existirá), cuando intenta incorporar la lactancia a su rutina diaria, se va a pasear a un parque, por ejemplo, y su hijo tiene hambre, se lo pone al pecho, tiene que aguantar miradas raras, malas caras o alguien que le diga que se tape??? POR QUÉ????? Hay que animarla, apoyarla no hundirla!!! Esa mujer es una heroína!!!!!

A ti, persona que te molesta ver a una madre alimentando a su hijo con su leche te digo, soluciona tu problema, hazte ermitaño, huye del hecho de compartir espacios con otras personas, y si quieres hacerlo, tápate, no mires más allá de tu ombligo, sólo así serás feliz. Pero deja a los demás vivir sus vidas con amor y cariño. Deja que los niños crezcan sanos, rodeados de amor, de contención y de ternura.

Imagen que ilustra mi texto. Es sacada de internet, no sé el autor, si alguien lo sabe que me lo diga para adjuntarlo. POR FAVOR!!

#RevoluciónBlanca

Hola a tod@s!

Vuelvo al blog después de unos días de descanso. Últimamente me da la impresión que las horas pasan mucho más rápido, no me da tiempo para nada! Entre nuevas creaciones costureras, el trabajo, el máster en educación infantil, y el terremoto de bebéfull… Pero aquí estamos de nuevo!!
El caso es que no sé si os habéis enterado, pero en las redes sociales la cosa está movidita. Por lo visto los señores de Facebook últimamente se han dedicado a censurar fotos de madres dando pecho a sus hijos por considerarlas obscenas y con contenido pornográfico. Esto ha hecho que estallara la Revolución Blanca, y en señal de apoyo y reivindicación miles de mujeres han colgado fotos alimentando a sus retoños.
Noemí Nervada, de Mimos y Tetas ha sido la propulsora de esta revolución y ya hay unas 2300 personas adheridas en la Fan Page de Facebook. Ella compartió en su Facebook personal esta foto de la fotógrafa Maica Luis durante la semana mundial de la lactancia materna (que en Mamá Full también celebramos). 
imagenimg9649
Tras esto facebook bloqueó su perfil, y ahí es donde creo Revolución Blanca Mimos y Tetas para reivindicar el problema.
Aquí también podeís encontrar un artículo que escribieron en el diario La Provincia sobre este tema. 
En realidad que en el siglo XXI amamantar a un bebé sea considerado una imagen obscena y pornográfica da que pensar… ¿Hacia dónde va esta sociedad? ¿En que momento fallamos para que un acto tan natural, básico y necesario sea vetado?
Me parece increíble que una madre que alimenta a su bebé tenga que esconderse, o hacerlo en lugares apartados para no ser vista, y en cambio sea habitual que la gente discuta a pleno pulmón en la calle, se insulten, y no vean la necesidad de esconderse para eso, cuando son actos detestables.
Nos guste o no los humanos somos animales, y además, mamíferos. Con lo cual lo natural en nosotros es amamantar a nuestras crías. De hecho, ese acto, es el que nos ha llevado donde estamos. Si la primera madre humana de la historia se hubiera negado a dar de mamar, o le hubieran invitado a abandonar la lactancia en su entorno, ahora no estaríamos aquí ninguno (usted tampoco señor Zuckerberg…) Incluso voy más allá, si en los inicios de la história humana las madres hubieran sido obligadas a apartarse y esconderse para dar de mamar probablemente tampoco estaríamos aquí. Difícil traspasar conocimientos de madres a hijas si todo se vive como un tabú…
A mi personalmente me encanta dar de mamar, y no me corto de dar pecho en ningún sitio, ni me tapo. Soy de la opinión que si alguien ve algo malo en eso el problema está en los ojos del que mira, simplemente. Y quiero trasmitirle eso a mi hijo, que dar de mamar es natural, es precioso, y no hay nada de malo en ello.
Por todo esto desde Mamá Full nos unimos a la Revolución Blanca!!! Nosotros también somos de teta!!!
avatar

Hierro en la Leche Materna (que no te cuenten películas)

Hola a tod@s!

Vuelvo al blog hoy a modo de terapia o desahogo.

Resulta que este fin de semana hemos tenido pase VIP en las Urgencias de la Clínica de al lado de casa. =(

El sábado en la mañana bebefull amaneció lleno enterito de manchas rojas, parecía una alergia a algo, pero como estaba por todo el cuerpo decidimos llevarlo a urgencias no fuera a ser… Allí le hicieron análisis de sangre y el pediatra que lo visitó (que no parecía tener mucha idea…) determinó que era una alergia pero no se sabía a que, que le dieramos cortisona si tenía fiebre o le picaba. Así que nos volvimos para casa.

El domingo en la noche parecía que la cosa empeoró así que volvimos a urgencias, y ahí empezó la lucha. Volvió a visitarlo el mismo pediatra (el que no tenía ni idea) y mandó a hacer mil análisis (200 luquitas…unos 275 euros nos ha costado la broma) y que le visitara un especialista. El especialista llegó y…tachan tachan…se metió donde no le llamaban.

Vio al cachorro y determinó casi al instante que era una alergia a algún medicamento. Pero que para descartar cualquier cosa le hiciéramos los mil análisis. OK. Y por supuesto le diéramos la cortisona.

-Pero si no tiene fiebre ni le pica! Y además la cortisona no arregla el problema de raíz, sólo acaba con las manchas en este caso!

– Ya, pero es que así con manchas no puede ir…

– ¬¬

Imaginen nuestras caras. Nos quedó claro que era un recetar por recetar pero aún faltaba lo mejor.

– ¿Qué edad tiene?

– 9 meses

– ¿Y toma leche de tarro?

– No, sólo leche materna y dos comidas diarias

– Pues a esta edad debería estar tomando un litro (UN LITRO) de leche de fórmula o acabará en una anemia. La leche materna ya no le sirve, no le aporta hierro ni vitaminas. Si no toma leche de fórmula debe tomar un aporte de vitaminas y hierro.

– Que curioso, no? Antes de la leche de fórmula los niños andaban muertos por las calles? Curioso que estemos usted y yo hoy aquí…

– (se encoje de hombros)

– ¬¬ (resurge mi empoderamiento)

En fin…piensen que situación… Después de oír estas tonterías de ese pediatra ya no me importó nada de lo que me fuera a decir.

Así que hoy vengo a decirles que no les cuenten películas. Que no es verdad que los niños a partir de una edad NECESITEN leche de fórmula. Si tu tienes suficiente leche y/o le das a demanda el niño tiene suficientes nutrientes como para sobrevivir sólo con leche materna hasta los dos años de edad.

La leche materna es cierto que tiene menos hierro que la leche de fórmula, pero milagrosamente (o no tan milagrosamente, simplemente, es que está hecha para humanos) el hierro se absorbe mucho mejor que el de la leche de vaca o de tarro.

Unicef dice claramente en el extracto de Manual de Lactancia para Profesionales de la Salud que “La alta biodisponibilidad del hierro de la leche humana es el resultado de una serie de interacciones complejas entre los componentes de la leche y el organismo del niño: la mayor acidez del tracto gastrointestinal, la presencia de niveles apropiados de zinc y cobre, el factor de transferencia de lactoferrina, que impide que el hierro esté disponible para las bacterias intestinales, liberándolo sólo cuando los receptores específicos se unen a la transferrina, son factores importantes para aumentar la absorción del hierro.

El hierro de la leche humana se absorbe en un 70%, el de la leche de vaca un 30% y en los sustitutos sólo el 10% (Sarinen & Sümes, 1979).

En los niños amamantados exclusivamente con leche materna en los primeros 6-8 meses de vida, la anemia por deficiencia de hierro es poco frecuente. Los niños amamantados por madres bien nutridas tienen suficiente hierro en sus depósitos hepáticos como para cubrir sus necesidades durante buena parte del primer año de vida (Picciano, 1985). Estudios recientes han demostrado que la introducción temprana de otros alimentos en la dieta del niño amamantado altera esta absorción.”

Así que que no os cuenten películas, la leche materna es un regalo, es lo mejor que le podemos dar a nuestros hijos, y hay que aprovecharlo al máximo y sabiendo, como dice Carlos Gonzalez, que es un regalo para toda la vida, pero no se sabe de quién hacia quién =)

Cariños para tod@s!

avatar

(desahogo completed, jeje)