“Coaching Maternal”

Hace tiempo que estoy trabajando como coach maternal, asistiendo emocionalmente a mamás en el proceso de la maternidad. Es algo que me hace feliz, me llena el alma y me hace generar emociones positivas en mi y en los que me rodean.

No lo había comunicado por aquí por que entre mi propia maternidad, el apoyo emocional a otras mamás, el trabajo fuera de casa, mi emprendimiento de ropita orgánica, mi maternidad… han hecho que abandone el blog un tiempo. Pero ahora que las aguas han vuelto a su cauce, me parece interesante comentarlo por aquí porque creo que siempre puede haber mujeres interesadas y no está de más utilizar toda la tecnología disponible para llegar hasta ellas.

La experiencia del embarazo, el parto, lactancia, crianza… es enriquecedora pero a la vez difícil y cansada. A menudo las mamás necesitamos apoyo y sostén.

Un coach maternal te ayuda a disfrutar de la maternidad que tu quieres y a encontrar estabilidad, recursos y a empoderarte para ejercer la tarea más importante, dura y gratificante de tu vida.

¿Qué hago yo como coach maternal? ¿Cómo te ayudo en ese tránsito emocional a la maternidad?

  • Te ayudo a resolver las dudas que surgen en el momento de saber que estás embarazada.
  • Te doy a conocer la experiencia de otras mamás y así poder anticiparte un poco a como será tu vida después de la maternidad
  • Te proporciono información para lograr el parto que deseas.
  • Te ayudo como asesora de lactancia en el inicio y en las dudas que puedas encontrar en el camino.
  • Te acompaño en el duro proceso de la reincorporación laboral después de ser mamá. Ayudo a resolver las dudas sobre la lactancia y el trabajo, y a reafirmar tu capacidad como mujer y profesional.
  • Proporciono información, ejemplos y argumentos para poder asumir tus nuevas responsabilidades con herramientas suficientes y criterio a la hora de encontrarte con expertos (médicos, educadores…)
  • Te apoyo para asumir los cambios que suponen en tu cuerpo y tu sexualidad.
  • Proporciono recursos para mantener tu bienestar emocional y el de tu bebé a pesar de las crisis.
  • Te ayudo a encontrar formas de entender las reacciones de tus hijos debidas a su crecimiento y maduración, y así empatizar con ellos.
  • Te proporciono herramientas de disciplina positiva para poner límites de manera respetuosa y eficaz.
  • Toda mujer es buena madre para sus hijos, yo te ayudo a encontrar la claridad para recorrer este camino de la manera que tu decides.

Este trabajo lo llevo a cabo juntándome con la mamá que lo necesita, de manera presencial o bien de manera electrónica, ya sea vía mail, Skype o por Whatsapp.

Por el momento no tengo un lugar fijo de trabajo ya que ando moviéndome de un lado a otro, pero, si todo va bien, en mayo ya podré informaros de un entorno fijo para realizar el acompañamiento materno-infantil.

Si quieres más info o estas interesada en un coach maternal envíame un mensaje aquí (apartado de contacto), un mail o contáctame por Facebook!!

Consigamos juntas una maternidad feliz, generemos emociones positivas!!!!

Muchos cariños!!!

Anuncios

El Ataque de los Pezones

Hola a tod@s!

El otro día presencie una situación que me dejó totalmente ojiplática!

Una mujer, joven, de unos 25 años le comentaba a otra (paseando por la calle) como odiaba (sí sí ODIABA) a las mujeres que amamantaban en público, que ella no tenía por qué estar en un centro comercial y que le atacaran los pezones. Que se taparan.

=O PERDONA????? Ataque de pezones????? ….. sin palabras…

Esta situación me hizo reflexionar (más si cabe, estoy muy reflexiva últimamente, jejeje)

Primero porque me parece increíble que una mujer pueda sentirse “atacada” por qué otra, haciendo uso de su condición como mamífera, amamante a su hijo. Los humanos somos mamíferos, y como tales mamamos. TODOS, sin excepción. (Sí sí, tú también, víctima del ataque pezonil)

Es cierto que después de la revolución industrial, con la llegada de la mujer al mundo laboral aparecieron las leches de fórmula para substituir con leche de vaca la leche de humanos, los biberones y todo el show, pero señor@s, estás leches tienen apenas 195 años, la leche de humano (a partir de lo que hemos considerado como tal) tiene unos 195.000 años!!!

Me estás diciendo que los humanos hemos sido atacados por pezones durante 194.850 años!!!! OMG!!! Y lo mejor de todo es que hemos sobrevivido!!! Increíble….

Segundo, uno tapa lo que no quiere mostrar, lo que está mal. En qué sociedad vivimos que considera feo, malo, y ofensivo un acto natural (y básico de supervivencia) que lleva 200.000 años con nosotros… En qué nos hemos convertido???? Entiendo que haya mujeres que no quieran amamantar en público o se tapen porque les da vergüenza, pero que sea una decisión de ellas, que nadie les obligue a esconder algo que es un regalo, para ellas, para su bebé y para la sociedad.

Me pregunto si esa gente que se siente ofendida cuando ve una madre alimentando a su bebé también se ofende cuando ve publicidad de mujeres escuálidas en ropa interior, anuncios de cerveza dónde la mujer es tratada como un objeto o trofeo (fíjense están por todas partes), o cuando se suben los impuestos en el teatro, el cine y en los libros. Porque eso sí que es un verdadero ataque!!! (Pero eso no te ofende tanto, verdad?? Porque no es un pezón, claro)

Amig@s, dar de mamar no es fácil, cuesta.

Primero porque no estamos acostumbradas a ver como otras mujeres dan de mamar, por lo que he expuesto anteriormente, y cuando tenemos un hijo no sabemos ni por dónde empezar. (Da para otra reflexión lo increíble de que tengamos claro cómo se cambia un pañal pero no cómo se da el pecho…). Los juegos de imitación de la infancia siempre eran, en la mayoría de los casos, dándole el biberón o papilla a la muñeca, nunca dándole el pecho.

Luego por los mil consejos que llegan, algunos buenos, otros no tan buenos, por todas partes, y es difícil saber elegir qué escuchar en cada momento. Todo el mundo, para bien o para mal opina.

Y por último la sociedad, los horarios, la vuelta al trabajo, la incomprensión a la que se ve sometida una madre trabajadora y además súmale que quiere una lactancia exclusiva o/y prolongada para su hijo… Nada, el bicho raro de la oficina.

Y aún con todo eso la madre quiere y sigue dándole de mamar a su hijo, porque sabe que es lo mejor, que es un acto de amor y un regalo para toda la vida.

Entonces, digo yo, después de la lucha que tiene esa madre por alimentar de manera natural a su hijo (y ojo, de la mejor manera que existe y que existirá), cuando intenta incorporar la lactancia a su rutina diaria, se va a pasear a un parque, por ejemplo, y su hijo tiene hambre, se lo pone al pecho, tiene que aguantar miradas raras, malas caras o alguien que le diga que se tape??? POR QUÉ????? Hay que animarla, apoyarla no hundirla!!! Esa mujer es una heroína!!!!!

A ti, persona que te molesta ver a una madre alimentando a su hijo con su leche te digo, soluciona tu problema, hazte ermitaño, huye del hecho de compartir espacios con otras personas, y si quieres hacerlo, tápate, no mires más allá de tu ombligo, sólo así serás feliz. Pero deja a los demás vivir sus vidas con amor y cariño. Deja que los niños crezcan sanos, rodeados de amor, de contención y de ternura.

Imagen que ilustra mi texto. Es sacada de internet, no sé el autor, si alguien lo sabe que me lo diga para adjuntarlo. POR FAVOR!!